La crisis ambiental “ahora es de todos”

En Venezuela se habla de crisis en diversos temas: libertad de expresión, inseguridad, gobernabilidad, energía eléctrica y suministro de agua. Pero nadie considera la verdadera crisis, la que nos ocupa a todos los ciudadanos, en todos los rincones del planeta: la crisis ambiental.

Para comprender lo que ocurre en Venezuela, hay que tomar en cuenta la fuerte polarización política que existe en el país. Vivimos en una sociedad fragmentada, donde el odio al bando contrario se ha vuelto costumbre, y todos los problemas que enfrentamos se tiñen de dos colores. El tema ambiental no ha sido la excepción.

A inicios de año el gobierno dio la noticia de que la represa de la central hidroeléctrica del Gurí, que genera más del 70% de la electricidad del país, llegó a la zona de alarma debido a las sequías. A finales del año pasado se registraron los niveles más bajos de precipitación que hemos vivido en 40 años. Seguidamente el gobierno anunció una serie de medidas restrictivas del servicio energético en todo el país, que al ponerlas en práctica de manera no planificada ocasionaron caos y confusión entre los ciudadanos.

Estas medidas de racionamiento de electricidad, que se suman las de racionamiento de agua que tenemos desde el 2009, han generado un fuerte descontento entre todos los venezolanos, pero particularmente entre los opositores, quienes acusan al gobierno de haber ocasionado la crisis al malversar los fondos y no realizar el mantenimiento debido a las plantas hidroeléctricas.

El gobierno trata de contrarrestar los efectos de la crisis haciendo campañas de concientización ambiental, necesarias pero tardías. La oposición por otro lado, ha hecho protestas en las que exige el suministro de los servicios esenciales como un derecho humano. Pero nadie está tomando en cuenta los efectos de la sequía en el ambiente, y no se ha llegado un acuerdo respecto al uso racional de los recursos que venga desde los ciudadanos, no desde el gobierno.

El día que se dio el anuncio sobre esta grave crisis ambiental (hay que llamar a las cosas por su nombre) me encontraba caminando en los alrededores de mi urbanización en Caracas, la ciudad capital. Pude observar que muchos apartamentos mantienen las luces de todos los cuartos prendidas todo el tiempo, y cerca de mí habían dos personas charlando mientras que, de la manguera con la que limpiaban sus autos, corría el agua libremente en el asfalto.

Los venezolanos no tenemos cultura ecológica. Ni los que apoyan al gobierno, ni los que se oponen a él. Muchos venezolanos opositores, cansados de la situación política del país, han emigrado o están diseñando un plan B para emigrar. Pero si no detenemos la crisis climática, no podemos emigrar de La Tierra, no hay planeta B.

Hay que dejar de politizar la crisis ambiental, hay que comprender el cambio climático y sus efectos en el planeta y en la vida como la conocemos, y hay que modificar nuestra conducta. AHORA.


2 Responses to “La crisis ambiental “ahora es de todos””

  1. Venda allows customers to reduce the risk, complexity and cost associated with eCommerce, while emion to detail shirting for men and quirky sense of humor. Grown since 1987 from a menswear haberdash

  2. Not after he led the Big East in assist turnover ratio (2.8) as a true freshman on an Irish team llion worldwide. A horse co owned by Zara Phillip’s husband Mike Tindall could be the first ever royscount because part of the inseam was slightly torn at the very edge (easily fixed it myself).

Leave a Reply

You can use these XHTML tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

ss_blog_claim=09f600f8621dcbdcc85df20ccc1d59ab